El uso de hemostáticos para detener una hemorragia masiva | Control hemorragias

Blog Visto: 4076

En la actualidad, gran parte de las muertes se producen a consecuencia de politraumas y de ahí las hemorragias masivas. Se ha demostrado que más del 20% de las muertes prehospitalaria podrían haber sido evitadas, debiéndose más del 90% a hemorragias masivas.


Controlar una hemorragia masiva acelerando el proceso de coagulación de la sangre


La mayoría de las muertes son por hemorragias en tronco, en más de un 60 % de los casos, en punto de unión en más del 20%, y en extremidades por encima del 15%. Los últimos protocolos, anteponen la C del sangrado al conocidísimo ABC en primeros auxilios prehospitalaria.

La hemorragia masiva no controlada adecuadamente, reduce el volumen sanguíneo en la circulación, produciendo en muchos casos lo que se llama “Triada Mortal” que se produce por la obstrucción de la microcirculación corporal, a partir de ahí la hipoxia del cerebro y órganos. Las principales complicaciones que se producen son la acidosis, hipotermia y coagulopatía.

Los avances en biotecnología han generado nuevos agentes hemostáticos tópicos capaces de controlar hemorragias masivas


En 2015 con la actualización de protocolos de las Guías de la ERC (European Resuscitation Council) y la AHA (American Hearth Asociation) hacen referencia de forma destacable al uso de apósitos hemostáticos y el control de sangrado masivo. En esta última década los avances en biotecnología han generado un aumento considerable de la aparición de nuevos agentes hemostáticos tópicos para ayudar en el control de hemorragias masivas. Estos datos provienen principalmente del contexto militar donde principalmente se cobran una vital importancia, ya que suponen la primera causa de muerte en un entorno bélico, siendo poco conocidos en el contexto civil.

¿Qué es un agente hemostático?


Para poder responder a esta pregunta, primero deberemos conocer la definición de “Hemostasia”.  Según la Real Academia de la Lengua Española, la definición de “Hemostasia” es la “detención de una hemorragia de modo espontáneo o por medios físicos, como la compresión manual o el garrote, o químicos, como los fármacos”.

Una vez conocemos esta definición, ya podemos conocer mejor de que es un agente hemostático, el cual según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EEUU, define como  agente hemostático, “aquel agente o dispositivo que se emplea con la finalidad de producir hemostasia acelerando el proceso de coagulación de la sangre”.

Hay factores a tener en cuenta en los agentes hemostáticos: barato y sencillo en su producción, de aplicación sencilla, seguro y sin efecto secundarios tras su uso, debe mantener su propiedad es en condiciones extremas y debe ser efectivo frente a hemorragias moderadas y graves.

Principales agentes hemostáticos del mercado y sus características


Entre los agentes hemostáticos destaca el QuickClot. Estos apósitos son excelentes para detener una hemorragia masiva y controlar el sangrado, aprobados por la Food and Drug Administration (FDA), están compuestos por un mineral volcánico de origen inerte denominado zeolita. Se produce una absorción de las más moléculas de agua en 1-2 segundos y se libera calor mediante una reacción exotérmica. Debido a esta reacción y quemaduras, han producido un segundo derivado del anterior que es QuickClot Advanced Clotting Sponge (ACS+), también formados por zeolita, que reduce la intensidad de la reacción exotérmica.

Hay otros agentes que actúan activando la coagulación, entre los que está el Dry Fibrin Sealant (DFS) (selladores de fibrina seca) capaces de deterner una hemorragia masiva y controlar el sangrado. Hemostáticos formados por 4 componentes, estos apósitos mejoran la coagulación de las heridas al proporcionar una alta concentración local de factores de coagulación. Las desventajas son su consistencia pegajosa ocasionando que se adhiera a los guantes o manos de la persona que los aplica.

Combat Gauze (CG) es apósito de segunda generación. Se trata de una venda o gasa muy flexible formada 50% seda y 50% poliéster impregnada de kaolín, arcillas ricas en un mineral denominado caolinita que tiene propiedades absorbentes y activan la coagulación. Producen una aglutinación de factores de coagulación hematíes y plaquetas que favorece la formación de un coágulo deteniendo la hemorragia. Uno de sus inconvenientes es que no producen una inmediata hemostasia.  Es de aplicación muy sencilla y no requiere procedimientos específicos. Ya existen en el mercado artículos de tercera generación denominados Combat Gauze XL.

Celox (CE) Los CE como se les denomina a estos hemostáticos, están compuestos por chitosan. Se comercializan en cuatro formatos de empleo, este apósito posee un mecanismo de acción similar a los agentes hemostáticos mencionados anteriormente con los que controlar el sangrado masivo. El Celox parte con la ventaja que actúa también en condiciones de hipotermia y en pacientes con tratamiento anticoagulante, actúa de forma independiente a los factores de coagulación. De fácil manejo y de precio no muy costoso, su eficacia en el tratamiento de hemorragias graves lo coloca en una posición ventajosa en el mercado.

 

Adrián Villar Calderón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Imprimir